miércoles, 5 de septiembre de 2012

Proyección de MILK, 10 de Septiembre, 6pm. Ciclo: Otros Amores, Otra Sexualidad


Otro Cine en Querétaro
Rebeldía, espacio de la diferencia

Ciclo de cine: Otros Amores, Otra Sexualidad

Invita a la proyección de

MILK
Gus Van Sant, Estados Unidos, 2008

Lunes 10 de Septiembre
6 de la tarde

Museo de la Ciudad, Querétaro
Guerrero 27, Centro Histórico

La homosexualidad no es una enfermedad, es solo una forma de ejercer la sexualidad, de acomodarse en la cama, de amar o en este caso, una trinchera desde donde luchar. Esta película está basada en la vida de Harvey Milk, un hombre homosexual que luchó por el reconocimiento de los derechos de las y los homosexuales en los Estados Unidos en la década de los 70. Su historia nos muestra directamente el dolor y las injusticias que enfrentaban quienes decidían amar y ejercer su sexualidad de forma distinta a la impuesta por el Poder y la forma en la que la rabia por la dignidad ofendida se convierte en rebeldía, en decisión de luchar junto con otr@s contra la negación y el desprecio.

La vida de Milk es el relato del momento que precede la rebelión de Stonewall del 28 de junio de 1969 en N.Y. Si con las primeras movilizaciones de la diversidad sexogenérica, en la que hombres y mujeres salieron a las calles a pelear su derecho por ser quienes decidieron ser, se había ganado que ser homosexual no fuera un delito castigado con la cárcel, para la época de Harvey el Poder lanzaba un nuevo embate desde las leyes y los gobiernos con el que se pretendía negarles un trabajo y una vivienda digna. Con la campaña nacional por la aprobación de la ley llamada “Proposición 6”, que indicaba que “la defensa, imposición, el fomento y/o la promoción de la actividad homosexual” por parte de maestros y profesores homosexuales provocaría su despido, el Estado pasaba de la brutalidad policiaca legalizada a la discriminación legal y el aislamiento social. No se trataba entonces de la destrucción ni la represión, sino la sumisión y el closet obligados a través de la negación de los derechos fundamentales de cualquier persona. Una vez más el país de las tan cantadas libertades les decía: “puedes ser homosexual pero no en nuestras escuelas, no en nuestros centros de trabajo”.

La respuesta frente a este embate fue la organización desde abajo. Primero en la calle, donde vivían, donde trabajaban. Después, construyendo espacios de encuentro, hablando con otr@s, creciendo, exigiendo ser escuchados, tratad@s con respeto y transformando una sociedad educada desde la mirada del Poder. “Destaparse”, “mostrarse”, “salir del closet” eran las consignas, la nueva etapa del movimiento había empezado: somos parte de la sociedad, somos herman@s, ti@s, amig@s, vecin@s, compañer@s de trabajo, hij@s, padres, madres.

En un punto Harvey Milk se propone pelear por un puesto de elección popular que permita frenar la aprobación de la Proposición 6 y mejorar las condiciones de vida de las y los homosexuales. Con la conciencia de que lo importante era el movimiento, la lucha colectiva y la resistencia organizada continuaron más allá de la política estatal y lograron un triunfo que marca una nueva fecha en el calendario de la dignidad.

La vida como la conocemos hoy no siempre fue así. Le debemos a quienes pelearon por nuestra dignidad y nuestros derechos la posibilidad que tenemos hoy de seguir luchando. El Poder ha cambiado, sus formas de dominación también. Las constituciones, los Estados, las leyes, la clase política de antes y ahora siguen buscando formas de aniquilar a quienes nos resistimos a dejar de ser diferentes. Y todo esto nos plantea preguntas para seguir caminando en la construcción del mundo que queremos donde quepamos tod@s…

¡PRESOS POLITICOS, LIBERTAD!

¡ALTO A LA GUERRA DE CALDERON!

¡VIVAN LAS COMUNIDADES AUTONOMAS ZAPATISTAS!

¡VIVA EL EZLN!

No hay comentarios.:

Itinerario de La Extemporánea