HASTA LA LIBERTAD DE TODAS

“No vamos a parar hasta lograr la libertad de todas”: Mariana Selvas

"El Estado de Derecho en México es sexista, machista y, como tal, estúpido. No es posible hablar de legalidad mientras hay tantos ladrones y criminales libres (…). La justicia en México es una mercancía y cara. La compra quien tiene la paga. ¿Acaso no te has dado cuenta de que, cuando un rico delinque, se siguen todos los procedimientos “legales”, se alarga el proceso y, las más de las veces, cuando se llega a la conclusión de culpabilidad, el susodicho se huye? ¿No es cierto que al pobre primero se le detiene, se le golpea, se le encarcela, y ya luego, mucho después, se averigua si es culpable o no?" (EZLN, ENAH, México, junio de 2006)

La madrugada del pasado 26 de enero, fueron liberados siete compañeros del penal Molino de las Flores, ubicado en Texcoco, Estado de México. Luego de un año con ochos meses de prisión, un tribunal federal los exculpó del supuesto delito de secuestro equiparado y ataques a la vías de comunicación, a raíz de los hechos ocurridos en el pueblo de San Salvador Atenco, el 3 y 4 de mayo de 2006.

En aquella ocasión, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra se solidarizó con un grupo de floricultores, compañeros suyos, a quienes el gobierno les prohibió la venta de su producto en el mercado de Texcoco.

El Frente de Pueblos exigió los derechos laborales de sus compañeros y recibió el apoyo de varias personas, sobre todo adherentes a la Sexta Declaración a la Selva Lacandona (iniciativa política del EZLN).

El gobierno respondió con la policía y reprimió el movimiento violando mujeres, golpeando a la población, asesinó a dos jóvenes (Javier Cortés y Alexis Benhumea), y detuvo ilegalmente a muchas personas.

Los testimonios de la brutalidad policíaca fueron denunciados por diversas organizaciones de derechos humanos y se difundieron por varios lugares del mundo.

Gracias al trabajo de Juan de Dios Hernández, Pedro Suárez y Héctor González Andonegui, entre otros, abogados de los detenidos por el caso de Atenco, el sábado 26 pasada la media noche, consiguieron el amparo y la liberación de Mariana Selvas Gómez, Guillermo Selvas, Vicente García Murguía, Martín Garrido Romero, Cecilio Ramírez Espinosa, Jorge Armando Ramírez Aguilar y David Medina Néri.

Amigos, familiares, miembros y simpatizantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra estuvieron afuera del penal para recibir a sus compañeros, quienes al salir ofrecieron una rueda de prensa.

Antes de hablar, cantaron el himno zapatista; posteriormente agradecieron a todas las personas que de diversas formas han apoyado la liberación de los presos y las presas detenidas ilegalmente: En el acto, Cecilio Ramírez dijo: “Hay veces que no se puede llorar por los ojos porque llora el corazón. Ustedes ahora ya son nuestra familia, esta liberación se la debemos a ustedes […]”.

Los siete compañeros, sin miedo, hablaron de las condiciones de tortura, maltrato y corrupción que se vive dentro del penal. Irónico, el doctor Guillermo Selva dijo: “ya me siento plenamente rehabilitado, ahorita sé abrir un carro en 10 minutos”.

Por su parte, Mariana Selvas, joven de 24 años, quien junto a su padre, el doctor Selvas, acudió a apoyar a los heridos por la policía el 3 y 4 de mayo en Atenco, dijo:“la represión viene mas fuerte, tenemos que estar juntas para resistir y tenemos que atacar, porque ya vale de sólo resistir. No vamos a parar hasta lograr la libertad de todas”.

Aún quedan 19 presos; 16 en el penal Molino de las Flores y 3 en el penal de Máxima Seguridad del Altiplano, entre ellos, uno de los líderes del Frente de Pueblos, Ignacio del Valle, (quien obtuvo en abril de 2007 un premio nacional de derechos humanos).

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez ha señalado que a pesar de los procesos penales que se han abierto para castigar a los culpables de la violencia policíaca en Atenco, hasta ahora los resultados son nulos; no hay castigos para los agresores, pero en cambio, para los activistas sociales sí ha que habido mano dura por parte del gobierno mexicano y su supuesta justicia.

Fuentes: Las Jornada, Indymedia Chiapas