UNA BALLENA EN LAS MONTAÑAS DEL SURESTE MEXICANO (Creador@s y Creaturas)

COMISIÓN SEXTA DEL EZLN.
MÉXICO.

Diciembre del 2019.

Al Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno:
A las personas, grupos, colectivos y organizaciones de la Sexta nacional e internacional:
A las Redes de Resistencia y Rebeldía:
A quienes son adictos al cine:

CONSIDERANDO QUE:

Primero y único:

UNA BALLENA EN LAS MONTAÑAS DEL SURESTE MEXICANO.
(Creador@s y Creaturas).

Usted no sabe cómo es que llegó hasta ese lugar. Sí, parece que ya se va haciendo una costumbre… “Usos y costumbres ciudadanos”, recuerda usted que decía el finado SupMarcos, y recuerda también la irritación que le provocaban esos comentarios sarcásticos… bueno, no sólo eso. La tarde deja ahora su lugar a la noche. Usted se detuvo porque vio de lejos una estrella roja de cinco puntas en lo alto de un cerro, luego una especie de aviso monumental con tantas letras que no alcanzó a leer de qué se trataba. Más allá, una silueta azulada de un caballo relinchando y unas letras grandes que, con luz, sentencian lacónicas: “TULAN KAW ZAPATISTA”. En la entrada, la niña que le guió en aquel primer cine imposible y su banda de niñas y niños, se le acercan. Usted duda si correr, aparentar que no les conoce o permanecer a la expectativa. Cualquier estrategia se derrumba porque la niña le toma de la mano y le reconviene: “siempre llegando tarde”.

Cruzan por una planada, como en una especie de feria de pueblo. En una suerte de ruta serpenteante, hay unas como “estaciones” con diferentes ingenios de luces y sonidos, disfraces de… monstruos, cirquer@s, trapecistas, alguien enseñando artes, por allá se escucha música, se baila y se canta. La gente se arremolina en su “estación” favorita y hay risas, gritos de admiración y sorpresa. Además, claro, de las “selfies”. Como iniciando el trayecto, una gran pantalla. Usted está a punto de decir “parece un auto cinema”, pero un letrero aclara: “Pie Cinema. Esta noche: Cantinflas y Manuel Medel en Águila o Sol. Mañana: Piporro y Pedro Infante en Ahí viene Martín Corona”.

La niña le conduce en esa marcha zigzagueante: delante va un extraño ser, parecido a un gato o a un perro; a sus costados van otras niñas y niños hablando todos al mismo tiempo.

Usted trata de entender lo que dicen, pero entonces mira una gran manta con la imagen de ¿Boris Karloff?, maquillado como la creatura de Frankestein, con una taza en una mano y una pieza mordisqueada de pan en la otra. Las letras señalan una verdad ancestral: “Nada como un cafecito y un bocadillo para volver a la vida. Más al fondo, en otro lado, se lee “Cirugía Maxilofacial. Luzca su mejor rostro y una sonrisa irresistible” y la imagen de las distintas versiones de la creatura de la secuelas y precuelas de “Alien, el octavo pasajero”. Usted se revisa instintivamente las mejillas y sí, se estremece.

Hay muchas luces de colores centellantes, un alargado comedor (usted alcanza a leer “ZAPATISTAS” y “BIENVENID@S”), y está por decir que hace frío y que no le vendría mal un café caliente y, sí, tal vez comer algo, cuando ve, en una de las paredes del comedor, otra manta con la imagen de Edward James Olmos anunciando “Sushi pasado por agua. Cursos de Origami. Eliminación de Plagas. Corbatas de moño. Gaff & Company”. En lo alto, como suspendida en el cielo, la imagen animada de la geisha de Blade Runner. Usted se detiene un momento tratando de adivinar cómo es posible ese ingenio, pero la gente que va detrás suyo le empuja.

Casi al terminar “la ruta de las estaciones”, hay una mesa con una maqueta grande de lo que tal vez será una construcción, con un letrero que reza “Proyecto de Teatro”, y una caja como alcancía con la aclaración “Donativos Anónimos”. Detrás de una tienda de artesanías, una imagen de un “atrapacaras” anuncia bufandas y antifaces para dormir.

Luego un camino empedrado de luz y la silueta de una gran estrella roja, y, entre escombros aparentemente puestos a propósito, imágenes cambiantes de un escenario distópico. Bosque adentro y montaña arriba se adivinan luces parpadeantes. Sí, como si en lugar de un árbol, los zapatistas hubieran adornado de luces la montaña entera y los árboles del bosque no fueran sino las ramas de ese gran pino obeso.

Usted piensa que es mejor volver, nada tranquilizante pasa en las tierras del zapatismo… al menos no para usted. Siempre que viene, queda con una sensación de inconformidad y escepticismo respecto a sí mismo. Y se necesitan muchos baños de cotidianeidad citadina para volver a la normalidad. Así que usted se retrasa un poco, buscando la oportunidad de regresar sin que los niños le miren…

Pero entonces la ve y se detiene.

Usted se dice que lo ha visto todo, para eso están el internet y el ancho de banda, pero eso que ahora mira es tan ilógico que… Bueno, usted saca su celular e intenta una foto panorámica, pero casi inmediatamente entiende que no es posible. Se necesitaría un satélite para tomar el conjunto, porque se aprecia que todo es parte de un rompecabezas y para armarlo hay que caminar… y cerrar los ojos.

Pero, al volverlos a abrir, ella sigue ahí. Una gran construcción. Una especie de galerón que, desafiando las leyes físicas, se alarga hasta perderse entre los árboles y en la piel húmeda de la montaña. Una galera cuyo espolón de proa es una estrella roja de cinco puntas. Usted no se sorprendería si, en el costado a su vista, se abrieran ventanillas y salieran decenas, cientos, miles de remos… y dentro se encontrara, “escribiendo en el mar”, el manco de Lepanto. Semeja un galeón. O un barco ballenero… No, más bien una ballena extraviada que, empeñada en nadar contra la corriente y loma arriba, descansa ahora entre árboles y gente. Sí, gente, mucha. De todos los tamaños. Y de todos los colores, porque aunque parece que la mayoría tiene el rostro oculto, sus ropas son como si un caleidoscopio se moviera alrededor del gran cetáceo, absurdo en su reposar a media montaña, como absurdo es todo lo que ahí transcurre.

No, no se le ocurrió que podría tratarse del navío “Pequod”, sino de la legendaria Moby Dick, la ballena obsesión de Ahab, de Gregory Peck y de Herman Melville.

“Festival de Cine”, recuerda usted que leyó en varios letreros. Pero no hay ninguna referencia a la película de John Houston ni a la novela de Melville. Entonces usted recuerda lo que dijeron alguna vez l@s zapatistas: “nosotras, nosotros, hablamos para otro tiempo. Nuestra palabra se entenderá en otros calendarios y geografías”. Aun así usted está dispuesto a responder “Llamadme Ismael” si alguien le pregunta su nombre, pero, entonces, mira con detenimiento las 3 grandes mantas que cubren el costado y en la del medio, la del cuerpo bordado con lanzas y sogas, se lee:

Trempülkalwe

“Es idioma mapuche, o mapudungun”, escucha usted que alguien le explica a otra persona. Un poco más arriba, otras letras señalan: “¡MARICHEWEU! Diez, cien, mil veces venceremos”. Y, como ratificándolo, a su alrededor pululan diez, cien, mil personas encapuchadas, remeros de esa paradójica galera de buenaboya. Jóvenes, hombres, mujeres y otroas zapatistas. Como diciendo que cada una de sus existencias, de sus vidas, fuera un triunfo frente a un pasado que les prometía muerte y olvido.

Aquí, en las montañas del Sureste Mexicano, usted se encuentra con ese grito de resistencia y rebeldía Mapuche. ¿Por qué el zapatismo saluda así a ese pueblo originario? ¿Por qué el empeño en traer una historia ancestral de resistencia y rebeldía desde el más profundo sur del continente y venir a sembrarla en esta montaña que, además, se llama “Tulan Kaw” (“caballo fuerte” en tojolabal y tzeltal) y hermanar así, irracional, anacrónicamente, dos resistencias y rebeldías con un mismo objetivo: la defensa de la madre tierra?

Usted está tratando de descifrar ese rompecabezas cuando la banda infantil le empuja dentro de la panza de la ballena… ok, del auditorio. Bancas de madera, muchas, escalonadas siguiendo el perfil de la montaña, un templete con mesas y 3 pantallas(la versión zapatista del 3D), bocinas, cables como tripas desordenadas.

La niña le dice: “Aquí nos esperas. Vamos por palomitas”. Usted trata de decirle que no vio ningún puesto de palomitas, pero la banda de infantes desaparece al salir del interior del cetáceo… ok, del auditorio. Mientras espera, usted recorre con la mirada el interior de la construcción. En las bancas, seres de todo tipo. En el templete, personas que, usted supone, crean cine. Y es que hablan de cine, pero como que responden a preguntas que, al parecer, nadie les ha hecho… al menos nadie visible. O hablan para sí mismas.

Regresan corriendo la niña y su banda, todos con bolsas de palomitas. La niña le da una bolsa mientras le aclara: “No le puse mucha salsa porque qué tal duele la panza luego”. La entrada del grupo infantil es como una señal, y la gente sale en tropel. Quienes están en el templete, suspiran con alivio. Alguien confiesa “¡Uff! ¡Ahora recordé por qué me dediqué al cine!” Otro: “Es como una película de terror mezclada con un thriller y ciencia ficción, y me temo que el guión no me depara nada bueno”. Una más allá: “Pues la verdad no supe qué contestarle, ella tenía demasiadas preguntas”. “Cierto”, dice uno más, “como estar en un tribunal pero sin abogado defensor… y sabiendo que eres culpable”.

La niña le dice al oído: “Si viene el SupGaleano a buscarnos, tú le dices que aquí hemos estado todo el tiempo, que tú trajiste palomitas de la ciudad y nos compartiste. Aunque lo veas que está bravo, tú firme, nada de que nada, resistencia y rebeldía”. En un altavoz se escucha: “Se agradecería cualquier información sobre el paradero de un gato-perro, se le busca por robo de material estratégico de la comandancia general. Se supone acompañado de una banda de niñas y niños que… ok, olviden eso de niñas y niños, pero el gato-perro es inconfundible”. El susodicho, se esconde en el regazo de la niña y, sí, usted juraría que tiene una sonrisa traviesa.

Usted está valorando la conveniencia o no de mentirle a un Subcomandante, cuando las personas regresan, todas con olorosas bolsas de palomitas, toman su lugar y, en el templete, alguien dice: “¿Nadie va a hacer una pregunta frívola?, digo, para volver a la normalidad y todos crean que éste es un festival de cine como los otros”.

“Vaya”, se dice usted, “un festival de cine donde se esperan explicaciones, razones, reflexiones. Como si en la pantalla apareciera un gran signo de interrogación y todas, todos, todoas, esperaran que… ¿qué esperan?”. La niña le confiesa: “Estamos un poco contentas porque ya vinieron ya esas personas que hacen cine. Es que, ¿qué tal que están tristes, o se siente mal su corazón de no saber dónde andan sus crías? ¿Ah, verdad? Entonces les invitamos que vienen y nos cuentan si están bien, o mal, o depende. Y qué tal que echan baile y comen palomitas y se pone contento su corazón”, dice la niña con la boca llena y las mejillas manchadas de salsa.

Parece que hay un receso, así que todos, incluyéndolo a usted, salen. Para su sorpresa, ahora hay un puesto de palomitas rodante que, como un cometa lleno de luces, arrastra una larga fila de niñas y niños esperando su turno. Hay otro más abajo. Y se adivina uno más lejos. Usted se forma y, ya con su bolsa de palomitas, se queda mirando esa absurda sala de cine y su inclinación rebelde, desafiando la lógica y la ley de gravedad…

La mítica ballena mapuche, Mocha Dick, navegando montaña arriba, con toda esa gente a cuestas… “y, en medio de todos, un gran fantasma encapuchado, como un monte nevado en el aire” (Moby Dick. Herman Melville, 1851).

Un cetáceo irreverente como parte de un rompecabezas.

El cine como algo más, mucho más, que una película.

Como si aquí fuera parte de un rompecabezas más amplio: usted vio un gran cartel anunciando un festival de Danza, otro sobre un foro en Defensa del territorio y la madre tierra, uno más sobre un encuentro internacional de mujeres que luchan, otro de un cumpleaños; y letreros, muchos: los que señalan baños, regaderas, internet, abarrotes, “Un mundo donde quepan muchos mundos”, además de los de Junta de Buen Gobierno, Municipio Autónomo Rebelde Zapatista, Comisión de Información y Vigilancia… y a usted no le sorprendería topar a Elías Contreras, fumando y sentado afuera de una champa sobre cuyo dintel se leería “Comisión de Investigación”.

Hay muchas piezas sueltas que usted detecta. Porque usted mira a otras personas que sólo se diferencian de las locales por un gafete que señala “Congreso Nacional Indígena” y, claro, por no traer el rostro oculto; además de “ciudadanos, ciudadanas y ciudadanoas”, que es como el zapatismo nombra a quienes viven o sobreviven en las ciudades.

Y le desespera saber que hay y habrá otras piezas más.

Como si el zapatismo se empeñara en retar a la humanidad con enigmas,… o con la silueta de un mundo, de otro mundo.

Como si su vida de usted le importara a alguien que no conoce.  Alguien por quien tal vez usted ha hecho mucho, poco o nada, pero que le toma en cuenta.

Como si hasta entonces entendiera que ese “Caracol de Nuestra Vida” le incluye a usted y a los suyos… diez, cien, mil veces.

Y esta pieza del rompecabezas, el cine, como la vida, dentro de una ballena que remonta, herida en los costados, las montañas del sureste mexicano…

Pero eso es imposible… ¿o no?

-*-

Con base a lo anteriormente expuesto, la Comisión Sexta del EZLN, invita a los hombres, mujeres, otroas, niños y ancianos de la Sexta, del CNI y de las redes de Resistencia y Rebeldía en todo el mundo, y, bueno, a l@s cinéfil@s que puedan y quieran, al FESTIVAL DE CINE…

“PUY TA CUXLEJALTIC”
(“Caracol de nuestra Vida”),

Cuya segunda edición se realizará en el Caracol zapatista de Tulan Kaw,
en las montañas del Sureste Mexicano, del 7 al 15 de diciembre del 2019.

Las películas que se exhibirán y las actividades en el festival se darán a conocer públicamente en breve en la sede del Festival.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

El SupGaleano.
Persiguiendo la mutación más temible del Xenoformo: el Gato-Perro.
¿Qué? Pues es que se robó mis palomitas. Y el cine sin palomitas es… ¿cómo le explico?… como tacos sin salsa, como Messi sin balón, como burro sin mecate, como pingüino sin frac, como Sherlock sin Watson, como Donald Trump sin twitter (o viceversa)…
¿eh?… ok, ése fue otro mal ejemplo.
México, diciembre del 2019.

CONVOCATORIA AL ENCUENTRO EN DEFENSA DEL TERRITORIO Y LA MADRE TIERRA


CONVOCATORIA

AL ENCUENTRO EN DEFENSA DEL TERRITORIO Y LA MADRE TIERRA

 A LOS PUEBLOS DE MÉXICO Y DEL MUNDO,

A LA SEXTA NACIONAL E INTERNACIONAL,

A LAS REDES DE APOYO AL CIG,

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

 El capitalismo, desde su nacimento, es un sistema económico mundial contrario a la vida humana y contrario a nuestra madre tierra, pues, en su lógica de acumulación y de ganancia, únicamente puede reproducirse mediante la explotación cada vez mayor del trabajo humano y el despojo permanente de las tierras y los territorios de los pueblos del mundo entero, principalmente de los pueblos originarios.

El capitalismo, en su actual etapa neoliberal, asume formas cada vez más monstruosas, declarando una franca guerra en contra de la humanidad y en contra de la tierra, nuestra madre. El actual desarrollo económico, basado a escala planetaria en la prominencia del capital financiero que domina pueblos, naciones y continentes enteros; apoyado en la gran industria militar y extractivista; creciéndose mediante guerras reales o ficticias, la profusión del crimen organizado, así como invasiones y golpes de estado, está llevando, en su insaciable lógica de la acumulación y el consumo capitalistas, a un límite que pone en peligro las condiciones de la vida humana en el planeta.

Además, el actual sistema, con su organización patriarcal heredada de sistemas y civilizaciones anteriores, pero, profundizada en los últimos siglos, se exhibe como un violento enemigo, no sólo de la humanidad, sino particularmente de las mujeres y de nuestra madre tierra. Es decir, la explotación y la profunda violencia estructural hacia las mujeres es propia del capitalismo aunque nació mucho antes; la propiedad privada capitalista, base de este sistema, no puede explicarse ni entenderse sino como parte de un sistema patriarcal de dominación sobre las mujeres y sobre la tierra.

México y los restantes países del mundo son dominados por esto que llamamos capitalismo y ni los países que se dicen con gobiernos de izquierda o progresistas escapan a ello, pues, la humanidad avanza al abismo con este sistema destructivo. Por ello se vuelve urgente la defensa de la vida humana, la defensa de los territorios de nuestros pueblos y la defensa de la tierra en una perspectiva claramente anticapitalista y antipatriarcal.

Y como parte de esa inmensa tarea es que:

CONVOCAMOS

AL FORO EN DEFENSA DEL TERRITORIO Y LA MADRE TIERRA


A celebrarse los días 21 y 22 de diciembre del 2019 en el Carácol JACINTO CANEK (CIDECI de San Cristobal de las Casas, Chiapas, México)

De acuerdo a los siguientes ejes de discusión:

EJES DE DISCUSIÓN

1.       Devastación ambiental y destrucción de la madre tierra en el capitalismo actual: Un diagnóstico.
2.       Despojo del territorio indígena, campesino y urbano, despojo de los bienes comunes, guerras de ocupación, extractivismo y crimen organizado: las crecientes agresiones.
3.       Capitalismo y patriarcado: Violencia estructural contra las mujeres y la madre tierra.
4.       Construcción de alternativas anticapitalistas y antipatriarcales: nuestra lucha es por la vida.

ATENTAMENTE

A noviembre de 2019.
Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos
Nunca Más Un México Sin Nosotros

CONGRESO NACIONAL INDÍGENA/CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL

Pronunciamiento conjunto del CNI-CIG y EZLN sobre las recientes agresiones de los capitalistas, sus gobiernos y sus carteles, en contra de los pueblos originarios de México


Pronunciamiento conjunto del CNI-CIG y EZLN sobre las recientes agresiones de los capitalistas, sus gobiernos y sus carteles, en contra de los pueblos originarios de México
A los pueblos del mundo
A las Redes de Resistencia y Rebeldía
A la Sexta Nacional e Internacional
A los medios de comunicación
Los que somos pueblos, naciones, tribus y barrios del Congreso Nacional Indígena – Concejo Indígena de Gobierno y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, condenamos los siguientes hechos que a continuación presentamos.
Denunciamos el ataque a las comunidades originarias del pueblo nahua de San Mateo Cuanalá, San Lucas Nextetelco, San Gabriel Ometoxtla, Santa María Zacatepec y la colonia José Ángeles, del municipio de Juan C. Bonilla, cuando el pasado 30 de octubre fueron reprimidas con golpes y balas de goma, incluso en contra de niños, mujeres y personas de la tercera edad, por la policía federal, la policía estatal de Puebla y la Guardia Nacional.
El despliegue de las fuerzas represivas en contra de los compañeros, es para concretar el envenenamiento del río Metlapanapa como parte del llamado Proyecto Integral para la Construcción del Sistema de Alcantarillado Sanitario de la Zona Industrial de Huejotzingo, Puebla, conocido como “Ciudad Textil”, mismo que forma parte del megaproyecto de infraestructura urbano-industrial conocido como Proyecto Integral Morelos, el cual ya cobró la vida del compañero Samir Flores.
Condenamos el cobarde ataque que sufrió la comunidad wixárika y tepehuana de San Lorenzo de Azqueltán, en el municipio de Villa Guerrero, Jalisco, el pasado 3 de noviembre a manos de los caciques Fabio Ernesto Flores Sánchez (alias La Polla), Javier Guadalupe Flores Sánchez y Mario Flores, quienes a bordo de tres camionetas y acompañados de gente armada emboscaron a los comuneros y autoridades; actuando con completa impunidad, golpearon hasta dejar gravemente heridos a los compañeros Ricardo de la Cruz González, Noé Aguilar Rojas y Rafael Reyes Márquez, quienes se encuentran recibiendo atención médica.

Estos intentos de homicidio, que permanecen descaradamente impunes, son orquestados para detener la digna e histórica lucha por la tierra, misma que ambicionan quienes se sienten, por ser dueños del dinero, dueños de la región y que han contado siempre con la plena complicidad de instancias de gobierno que buscan hacer negocios millonarios con la tierra comunal, pretendiendo borrar de la historia al pueblo tepecano.
Exigimos la presentación con vida de los compañeros Carmelo Marcelino Chino y Jaime Raquel Cecilio del Frente Nacional por la Liberación de los Pueblos en el estado de Guerrero, quienes se encuentran desaparecidos desde el pasado 22 de octubre, luego de que salieran con dirección a la localidad de Huamuchapa, procedentes de Acapulco. Este acto criminal se suma a la criminalización, persecución, asesinato y desaparición de quienes en el estado de Guerrero y en todo México luchan por el respeto a los territorios indígenas en contra de la devastación capitalista.
Asímismo, denunciamos la detención y desaparición por varias horas del compañero Fredy García del Comité de Defensa de Derechos Indígenas (CODEDI), a manos de agentes policiacos de Oaxaca, luego de que asistiera a una presunta reunión de trabajo con funcionarios de gobierno, acusándolo de cargos absurdos para criminalizar la digna lucha de CODEDI y del compañero Fredy García en contra del despojo y la represión capitalistas. ¡¡Exigimos la libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero Fredy García!!
Los capitalistas, sus cárteles y sus gobiernos, imponen la muerte con grupos armados para despojar a los pueblos indígenas, sean del mal gobierno, grupos de choque o delincuentes. Para nosotros los pueblos es la violencia, el terror y la indignación; para ellos la impunidad y la garantía de que sus crímenes se traducirán en ganancias a costa de pueblos enteros.
Atentamente
Noviembre de 2019
Por la Reconstitución Integral de Nuestros Pueblos
Nunca Más Un México Sin Nosotros

Congreso Nacional Indígena
Concejo Indígena de Gobierno
Ejército Zapatista de Liberación Nacional

COMBO POR LA VIDA: DICIEMBRE DE RESISTENCIA Y REBELDÍA

COMISIÓN SEXTA DEL EZLN.
México.
Noviembre del 2019.
A las mujeres que luchan en todo el mundo:
Al Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno:
A la Sexta Nacional e Internacional.
A las Redes en Resistencia y Rebeldía o como se llamen:
A quienes se sientan convocad@s a alguna de las actividades:
Compañeras, compañeros, compañeroas:
Hermanas, hermanos, hermanoas:
La Comisión Sexta del EZLN les invita al:
COMBO POR LA VIDA:
DICIEMBRE DE RESISTENCIA Y REBELDÍA.
Con las siguientes actividades:
SEGUNDA EDICIÓN DEL FESTIVAL DE CINE
PUY TA CUXLEJALTIC.

A celebrarse del día 7 de diciembre al 14 de diciembre del 2019.
Sedes:
Caracol Jacinto Canek (en el CIDECI de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México)
Caracol Espiral digno tejiendo los colores de la humanidad en memoria de l@s caídos(en Tulan Ka´u, sobre la carretera San Cristóbal de las Casas – Comitán de Domínguez, a la mitad de distancia entre esas dos ciudades –unos 40 minutos desde uno u otro lado, manejando con prudencia-).
La programación y participantes serán dados a conocer en su oportunidad.
Correo para registrarse como asistente:

-*-
PRIMER COMPARTE DE DANZA
BÁILATE OTRO MUNDO.
A celebrarse del día 15 de diciembre al 20 de diciembre del 2019.
Sede:
Caracol Jacinto Canek (en el CIDECI de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México).
Correos para registrarse como participantes o asistentes:


-*-
FORO EN DEFENSA DEL TERRITORIO Y LA MADRE TIERRA
A celebrarse los días 21 y 22 de diciembre del 2019.
Los detalles serán dados a conocer por el Congreso Nacional Indígena, entidad organizadora, con el apoyo de la Comisión Sexta del EZLN.
Sede:
Caracol Jacinto Canek (en el CIDECI de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México).

-*-
OJO: Sólo para mujeres que luchan:
SEGUNDO ENCUENTRO INTERNACIONAL DE MUJERES QUE LUCHAN.
A celebrarse del día 26 al 29 de diciembre del 2019.
Sede:
Semillero “Huellas del Caminar de la Comandanta Ramona”, en Caracol Torbellino de Nuestras Palabras, de la zona Tzots Choj (en la comunidad de Morelia, MAREZ 17 de Noviembre), el mismo lugar donde fue el Primer Encuentro, en el municipio oficialista de Altamirano.
Correo para registrarse:

Nota: al lugar del encuentro, en el semillero pues, SÓLO podrán ingresar mujeres que luchan (con sus pichitos si son menores de 12 años). NO SE PERMITE LA ENTRADA A VARONES a ese lugar, ni modos. Detalles sobre programa, rutas, etc., serán dados a conocer en su oportunidad por las Coordinadoras de Mujeres Zapatistas.

-*-
CELEBRACIÓN DEL 26 ANIVERSARIO DEL INICIO DE LA GUERRA CONTRA EL OLVIDO.
A celebrarse los días 31 de diciembre del 2019 y 1 de enero del 2020.
Sede:
Caracol Torbellino de Nuestras Palabras, de la zona Tzots Choj (en la comunidad de Morelia, MAREZ 17 de Noviembre).
Correo para registrarse:

-*-
Es todo.
Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Moisés.
Comisión Sexta del EZLN.

CONVOCATORIA AL SEGUNDO ENCUENTRO INTERNACIONAL DE MUJERES QUE LUCHAN

 EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.
CONVOCATORIA ALSEGUNDO ENCUENTRO INTERNACIONAL DE MUJERES QUE LUCHAN.
SEPTIEMBRE DEL 2019.
A las mujeres que luchan en todo el mundo:
Hermana, compañera, mujer que lucha:
Te saludamos como mujeres que somos, como indígenas y como zapatistas.
Tal vez te recuerdas que en el Primer Encuentro hicimos un acuerdo de que tenemos que estar vivas. Pero pues claro lo vemos que sigue la matazón y la desaparición de mujeres. De todas las edades y de todas las condiciones sociales. Nos asesinan y nos desaparecen porque somos mujeres. Y, además, todavía nos dicen que es nuestra culpa, que por qué nos vestimos como nos vestimos, que por qué andamos donde andamos, que por qué a tales horas en tales lugares. Y entonces, en los malos gobiernos no falta quien, hombre o mujer, que salga con una estupidez que nos dicen que entonces ya no debemos salir. Según ese pensamiento, entonces las mujeres deben estar siempre encerradas en sus casas, no deben salir, no deben estudiar, no deben trabajar, no deben divertirse, no deben ser libres.
Como que lo vemos claro que el sistema capitalista y patriarcal es como un juez que ha dicho que somos culpables de haber nacido mujeres y por tanto nuestro castigo por ese delito es la violencia, la muerte o la desaparición.
Cuesta mucho, hermana y compañera, ponerlo en palabras, porque es como una maldad muy grande que no se le puede poner un nombre. Y si ahora se dice “feminicidio” o como le pongan, no se ve que cambia nada. Siguen las muertas y las desapariciones.
Y luego nuestras familias, nuestras amistades, nuestras conocidas, todavía tienen que luchar porque no nos maten o desaparezcan otra vez, cuando dejan sin castigo a los culpables o dicen que tuvimos mala suerte o, peor todavía, dicen que nosotras nos lo buscamos.
Con perdón, hermana y compañera, pero eso es una estupidez muy grande. Todavía que tenemos que luchar contra la discriminación en la casa, en la calle, en la escuela, en el trabajo, en el transporte, con conocidos y con desconocidos, aparte es que dicen que buscamos morirnos. No, no morirnos, sino que nos violen, que nos asesinen, que nos descuarticen, que nos desaparezcan.
Quienes dicen así son machistas o mujeres con pensamiento de machistas.
-*-
Entonces, compañera, hermana, como el acuerdo que tuvimos en el Primer Encuentro es estar vivas, pues como que tenemos que dar la cuenta de qué hemos hecho o qué no hemos hecho para cumplir ese acuerdo.
Por eso estamos convocando a este Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan con un solo tema: la violencia contra las mujeres.
Y ese tema en dos partes: Una de denuncia y otra de qué vamos a hacer para parar esa masacre que nos están haciendo.
Entonces pues a eso te invitamos, hermana y compañera, que nos reunamos y saquemos toda nuestra rabia y digamos claro todo lo que están haciendo en todas partes.
Porque lo que vemos es que como que pedacean nuestro dolor: una violada por un lado, una golpeada por otro, una desaparecida por allá, una asesinada más acá.
Hacen así para que pensemos que es problema de otra mujer en otra parte, que no nos va a tocar a nosotras, que no es tan grave, que los malos gobiernos lo van a resolver.
Pero lo vemos que no es así, que sí nos va a tocar a nosotras o a alguien cercana a nosotras, que sí es grave, muy grave, y que los malos gobiernos no van a hacer nada, sólo van a hacer declaraciones y a decir que van a perseguir, pero no a los asesinos, a los violadores, a los secuestradores, sino a las mujeres que con rabia rompieron vidrios o pintarrajearon una piedra.
Así está el sistema capitalista patriarcal, hermana y compañera. Así está la cosa que vale más un vidrio o una pared rayoneada, que la vida de una mujer.
Y eso no puede seguir, de veras.
Mira, te contamos que hace algunos años, antes de nuestro alzamiento y el inicio de la guerra contra el olvido, acá en las fincas valía más un pollo que la vida de una indígena. ¿No se puede creer? Pues sí, así decían los finqueros. Ahora nos están diciendo peor como mujeres que somos, porque lloriquean y se escandalizan por un vidrio y una pintada que dice la verdad.
Y la verdad no es sólo que nos están violando, asesinando y desapareciendo. Eso sí, pero también la verdad es que no nos vamos a quedar como que no pasa nada, bien portaditas y obedientes.
Tanto nos atacan que hasta ya parece que es un negocio del sistema. Si hay más mujeres asesinadas o desaparecidas o violadas o violentadas, entonces hay más ganancias. Tal vez por eso no se detiene esta guerra contra las mujeres. Porque ya no se puede creer que, cada día, son desaparecidas o asesinadas mujeres en todas partes, y el sistema sigue tranquilo, contento, sólo preocupado por la paga.
De repente puede ser que, si seguimos vivas, si no somos violentadas, entonces se arruina el negocio. Como que también habría que analizar si, al mismo tiempo que sube el número de mujeres violentadas en el mundo, suben también las ganancias de los grandes capitalistas. Tantas golpeadas, tantas desaparecidas, tantas asesinadas, igual a tantos millones de dólares o de euros o de la moneda que sea.
Porque lo sabemos bien que el sistema sólo atiende lo que le afecta la ganancia. Y lo sabemos bien también que el sistema hace ganancias de las destrucciones y las guerras. Entonces pensamos que nuestras violencias que tenemos, nuestras muertes, son pues ganancia para el capitalista. Y nuestras vidas, nuestras libertades, nuestra tranquilidad, son pérdidas de dinero para el sistema.
Entonces queremos que vengas y que digas claro tu denuncia. No para que la escuche un juez o un policía o un periodista, sino que para te escuche otra mujer, varias mujeres, muchas mujeres que luchan. Y así, compañera y hermana, tu dolor no esté solo y que se una con otros dolores. Y de tantos dolores que se unen no sale sólo un dolor muy grande, también sale una rabia que es como una semilla. Y si esa semilla se crece en organización, pues el dolor y la rabia se hacen resistencia y rebeldía, como decimos acá, y dejamos de esperar a que nos toque o no nos toque la desgracia, y nos ponemos a hacer algo, primero para detener esa violencia contra nuestra, luego para conquistar nuestra libertad como mujeres que somos.
Porque ésa es nuestra experiencia en nuestra historia como mujeres, como campesinas, como indígenas y como zapatistas.
Nadie nos va a conseguir la paz, la libertad, la justicia. Tenemos que luchar, hermana y compañera, luchar y arrebatárselas al Mandón.
Por eso la invitación al tema de Violencia contra las Mujeres no es sólo a denunciar, también a decir qué se hace o qué se hizo o qué se puede hacer para detener esos crímenes.
Lo sabemos, porque lo escuchamos y lo miramos en tus participaciones en el Primer Encuentro, que hay muchas formas o modos de la lucha como mujeres que somos. Lo sabemos que unas dicen que más mejor su forma, que la forma o el modo de otras no sirve, y muchas cosas que se dicen. Está bien si se discute aunque no se llegue a ningún acuerdo.
Pero el problema que miramos nosotras zapatistas, es que para poder discutir y pelearnos quién es más mejor feminista, pues primero tenemos que estar vivas. Y nos están matando y desapareciendo.
Entonces la invitación a este encuentro es para un solo tema: Violencia contra las mujeres. Y con dos partes: denuncia y propuestas de cómo hacer para parar esta guerra.
No es que vamos a sacar un acuerdo de todas luchar de la misma forma, porque cada quien tiene sus modos, sus geografías y sus tiempos. Pero de escucharnos las diferentes formas, pues nos va a dar ideas de cómo hacer, según vemos qué nos sirve y qué no.
El sistema quiere que sólo gritemos de dolor, de desesperación, de angustia, de impotencia.
Ahora se trata de que gritemos juntas, pero de rabia, de coraje, de indignación. Pero no cada quien por su lado, pedaceadas como nos violan y matan y desaparecen, sino que juntas, aunque cada quien en su tiempo, su lugar y su modo.
Y de repente, compañera y hermana, qué tal que aprendemos no sólo a gritar de rabia, y también hallamos el modo, el lugar y el tiempo, para gritar un mundo nuevo.
Fíjate, hermana y compañera, cómo están las cosas que para poder estar vivas, tenemos que hacer otro mundo. Hasta eso ha llegado el sistema, que sólo podemos vivir si lo matamos de una vez. No arreglarlo un poco, o ponerle buena cara, pedirle que se porte bien, que no sea tan malo, que no se pase. No. Destruirlo, matarlo, desaparecerlo, que no quede nada, ni cenizas. Así lo vemos nosotras, compañera y hermana, que es el sistema o nosotras. Así lo puso el sistema, no nosotras como mujeres que somos.
Y las fechas que te invitamos es el día 26 de diciembre del 2019 la llegada. Los días 27, 28 y 29 de diciembre de 2019, son los días de encontrarnos, hablarnos y escucharnos. El mismo 29 de diciembre del 2019 hacemos la clausura.
El lugar es en el Semillero que ahora lo vamos a llamar “Huellas del Caminar de la Comandanta Ramona”, del Caracol Torbellino de Nuestras Palabras, de la zona Tzots Choj (en la comunidad de Morelia, MAREZ 17 de Noviembre), el mismo lugar donde fue el Primer Encuentro.
La llegada es en el mero caracol, ahí se dan los gafetes y el programa, y de ahí las compañeras choferas te llevan mero al semillero donde no se permite que entren hombres, aunque sean hombres buenos o regulares o ni modos. O sea que ya ni siquiera se van a poder asomar los hombres ni ver de lejos nuestra reunión, porque el semillero está protegido por montañas.
Los hombres pueden quedar en el caracol a esperar mientras nos reunimos como mujeres que somos, pero sólo si es que vienen acompañados con una mujer que responda y se responsabilice de que no hagan una tarugada. A ese lugar le vamos a decir que es “mixto”, o sea que pueden estar hombres y mujeres que así lo digan.
Ahí en ese lugar, donde van a poder estar hombres, de repente, tal vez, una comisión de mujeres zapatistas va del lugar del encuentro y les da plática de lo que se está denunciando en el semillero. Para que lo sepan pues. Y viera que tienen un poco de vergüenza, pues van y lo cuentan a otros hombres, y les dicen lo principal, que es que no vamos a esperar que entiendan o que se porten bien y se dejen de chingaderas, sino que vamos a organizarnos para defendernos primero, y luego para cambiar todo, Todo, TODO.
Otra cosa que les decimos, compañera y hermana, es que hemos estado revisando lo que hicimos mal en el Primer Encuentro. Por eso queremos hacerlo en el mismo lugar para ver si podemos corregir nuestros errores.
Y también que miramos que en el registro y la programación del Primer Encuentro, pues se favoreció a quienes piensan igual que las personas que apoyaron en eso de registro y programación. O sea que quedaron actividades y mujeres sin participar, porque pusieron primero a quienes pensaban igual y cuando ya se quiso acomodar lo otro, pues ya no hubo tiempo o lugar para hacer.
Entonces, para que no pase eso de que se acomoda de modo que unas mujeres valen más que otras, nosotras como mujeres indígenas zapatistas vamos a hacer todo desde el principio, o sea desde el registro y el programa.
Nunca lo hemos hecho, pero tampoco nunca habíamos sido choferas y ya ven que hemos aprendido. Entonces, tal vez nos sale mal y no acomodamos bien y el programa no sale cabal, pero va a ser porque estamos aprendiendo, y no porque unas mujeres nos caen bien porque piensan como nosotras, y otras nos caen mal por lo que sea.
Entonces pues nos estamos organizando y repartiendo los trabajos para que sea totalmente organizado por nosotras. Así, cuando tú mandes tu correo (ahí te vamos a avisar luego a qué correo y cuándo empieza el registro), ya sabes que es una de nosotras, mujeres indígenas zapatistas, que lo abre tu correo y lo apunta tu nombre y tu organización, grupo o colectivo si tienes, o sólo individual; y te respondemos algo para que ya sepas que ya lo tenemos en la lista tu nombre. Y si dice tu carta que vas a hacer algo, ahí lo vamos a poner en el programa. Por eso te pedimos que cuando te registres sea con palabra de la lengua español, porque nosotras nuestra lengua es de raíz maya y algo sabemos de español, pero de otras lenguas del mundo no sabemos. Y si nos equivocamos y no lo apuntamos tu nombre, no hay problema porque cuando llegas acá te puedes registrar y te damos tu gafete del Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan.
Entonces ya lo sabes el lugar y la fecha. Así ya te puedes ir organizando para venir o mandar a alguien o encargarle a alguien que te cuente y te platique cómo estuvimos y qué dijimos. Y así, aunque estés lejos, sabrás que nuestro deber como mujeres que luchan es que no se apague la lucecita que te dimos. Porque de repente no es sólo para alumbrar, qué tal que también sirve para quemar al maldito sistema capitalista patriarcal.
Pues es todo por ahora, hermana y compañera. Ahí luego te vamos a avisar cuál es el correo y cuándo empieza el registro. Pero ya lo sabes lo más importante: es los días 26, 27, 28 y 29 de diciembre del 2019, y es en el mismo lugar donde fue el Primer Encuentro, que es desde donde te escribimos estas palabras y es desde donde te mandamos un abrazo, o sea…
Desde las montañas del sureste mexicano.
Coordinadoras de Mujeres Zapatistas para el
Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan:
Zona Selva-Fronteriza:
Marisol
Yeni
Mirella
Neri
Yojari
ArlenErica
Mariana
Mayder
Cleyde
Evelin
Alejandra
Nayeli
Zona Altos de Chiapas:
Yessica
Zenaida
Lucía
Teresa
Fabiola
Flor
Gabriela
Lidia
Fernanda
Carla
Ofelia
Zona Selva Tzeltal:
Dalia
Rosalinda
Marina
Carolina
Alejandra
Laura
Ana
Cecilia
Julia
Estefanía
Olga
Eloisa
Zona Tsots Choj:
Gabriela
Elizabeth I
Maydelí I
Elizabeth II
Guadalupe
Leydi
Lauriana
Aliz
Ángeles
Maydelí II
Karina
Jhanilet
Fabiola
Mariela
Daniela
Yadira
Yolanda
Marbella
Elena
Elissa
Zona Norte de Chiapas:
Diana
Ximena
Kelsy
Jessica
Ana MaríaMarina
Valentina
Yadira
Elizabeth
México, Septiembre del 2019.